Este martes 18 de octubre, a las 20:00h, os tenemos preparada una selección de cortometrajes en el Cortos con Ñ de La Escalera de Jacob que incluye, además del estreno de dos cortometrajes o la proyección de uno de esos estupendos cortos que ruedan Oriol Segarra y Adrián Ramos-Alba, la proyección de tres trabajos dirigidos por Isaak Berrokal.

-“Adivínalo”, de Emanuele Chianella.
Con Arturo Ereni Farré y Emma Caballero.

Tadeo es un joven con problemas neuronales que le dificultan expresar sus emociones, decide superar esa barrera y producir su primer encuentro con Silvia, una chica a la que conoce a través de un foro. La cita no quedará exenta de dificultades por las reticencias de ella para entablar una relación con una persona de su signo.

Escrito, rodado y montado en apenas 36 horas, para ser presentado en un famoso concurso de cortometrajes exprés, el cortometraje de Emanuele Chianella nos expone de un modo bastante cercano un problema de salud que sufren muchas personas en la actualidad y cómo se relacionan con el mundo que les rodea. Esto lo hace por medio de una comedia amable en la que su guión no tiene muchas estridencias y deja todo el peso en unos personajes que son, directamente, deliciosos y que están perfectamente interpretados por Emma Caballero y Arturo Ereni Farré.

Los dos actores hacen un trabajo sobresaliente y, si Arturo Ereni logra darle a su personaje ese punto de ternura que requería para que los espectadores sintiéramos una gran simpatía por el mismo; Emma Caballero le da los matices suficientes a su interpretación para que su personaje evolucione del modo en que lo hace a lo largo del metraje del corto. Tenéis que verlo, os encantará.

-“Entre líneas”, de Natalia Gaminde y Roberto Lolo.
Con Natalia Gaminde y Roberto Lolo.

Muchas veces, no le decimos a nuestras parejas lo que realmente pensamos…

Natalia Gaminde y Roberto Lolo son los guionistas, directores y protagonistas de este divertidísimo cortometraje en el cual sus autores le dan a todo lo que piensa el personaje interpretado por el propio Roberto de una pátina de sano y gamberro humor -en ocasiones muy negro- para contarnos lo que ocurre en numerosas ocasiones, cuando no nos atrevemos -o queremos- decirle a la persona con la que estamos lo que pasa por nuestras cabezas en la realidad.

El guión es sencillo, huye de cualquier tipo de pretensión que no sea otra que hacer un buen trabajo que entretenga a los espectadores y los diálogos que escribieron los dos realizadores / actores son ingeniosos en extremo.

En cuanto a las actuaciones de Natalia Gaminde y Roberto Lolo, hay que decir que están muy logradas. Se meten en el pellejo de los personajes que han creado con muchísimo desparpajo y hacen que nos creamos lo que les está pasando.

En fin, “Entre líneas” es de esos pequeños cortometrajes que demuestran una cosa. No hace falta una buena cámara de estas que graben en HD o un gran presupuesto para rodar un buen cortometraje; pues con una buena idea y gente con talento es más que suficiente.

-“Dunder-Büchse”, de Isaak Berrokal.
Con Agustín Galiana, Alfonso Sloan y Fernando Valdivielso.

A finales de la Guerra Civil española, un padre y su hijo huyen para esconderse de la batalla. Un ataque les lleva a un pueblo donde se refugian, pero el peligro acecha entre las ruinas y la tragedia se convierte en algo personal que jamás podrían haber imaginado.

Isaak Berrokal firma un sólido cortometraje en el que nos habla de los horrores de cualquier guerra, centrándose en la que nos es más cercana: La Guerra Civil. El corto tiene mucho de fábula cruel y su historia engancha como pocas. Y no sólo por el mensaje que contiene lo escrito por Berrokal; si no por lo bien rodado que está. La planificación de las escenas de acción o la dirección de fotografía es impecable, así como ese montaje que le da un ritmo trepidante a todo el metraje y no deja ni un solo minuto de respiro.

Además, ahí tenemos a Agustín Galiana, el actor que protagoniza el corto, que da en este trabajo una auténtica lección de interpretación. En sus acciones y su mirada puede verse todo lo que debieron sufrir las personas que han visto cómo la guerra, por desgracia, se metió en sus vidas. Imprescindible.

-“La casa Brown”, de Isaak Berrokal.
Con Agustín Galiana, Alex García, Juanjo Prieto, Lara Recasens, Remedios Gómez, Erika Sanz, María Sesgara, Raquel López, Sergio Pozo y Alberto Muñoz.

El pasado jueves 12 de agosto de 1985 aparecieron cuatro jóvenes scouts brutalmente masacrados, dos de ellos sin cabeza. Estos jóvenes fueron encontrados en las proximidades de Ayllón y ahora se relaciona con la terrible carnicería que se ha encontrado en la pensión céntrica de Ayllón (Segovia) conocida como La Casa Brown…

Corto de terror en la línea de clásicos como “La matanza de Texas” con el que Isaak Berrokal intentó, con mucho éxito, rodar un sano divertimento lleno de gritos, persecuciones y mucha casquería. El humor negro corre en la misma cantidad que la sangre y los aficionados a este género se lo pasarán en grande con el cortometraje. No sólo es entretenido y cuenta con la tensión necesaria para mantener pegado al público a sus butacas, si no que también está muy bien rodado y los efectos especiales, el montaje y el maquillaje dan un alto grado de realismo a las escenas de mutilaciones y demás que salpican cada fotograma.

Por último, se debe destacar el trabajo realizado por un numeroso grupo de actores, que dominan perfectamente cualquier género en el que tengan que trabajar y el tener que adoptar registros completamente diferentes a los que estamos acostumbrados a ver, no les impide realizar unas buenas interpretaciones.

-“Actos impuros”, de Isaak Berrokal.
Con Agustín Galiana y Erika Sanz.

Una pareja de jóvenes se enfrenta a una situación crítica en su relación. Una conversación en la cocina desenlazará la verdad sobre la crisis existente.

Con un aire más intimista y pausado que en otros de sus trabajos, Isaak Berrokal se acerca en este trabajo a un drama que se vive en numerosos hogares cada día. El guión es muy contundente y su autor no se anda con concesiones para enseñarnos de una forma bien clara qué puede ocurrir entre las cuatro paredes de cualquier casa.

El trabajo de Agustín Galiana y de Erika Sanz es de diez. Los dos actores realizan una interpretación digna de premio. Son papeles difíciles los que deben adoptar, vista la dureza y realismo con la que está planteada la historia, pero ellos consiguen salir con éxito de ese reto que les puso el director. Su actuación tiene mucha fuerza y uno siente que lo que les ocurre a sus personajes está pasando de verdad.

-“Competición”, de Adrián Ramos y Oriol Segarra.
Con Sveta Zhukovska, Andrés Martín y José Luis Barroso.

Un anciano y su nieto luchan por conquistar a la chica de la limpieza.

En tan sólo tres minutos y medio los responsables de títulos imprescindibles del cortometraje actual como “Ritmosis” pergeñan un corto con marcado tono costumbrista de tintes berlanguianos. Humor que tira al negro, mala uva concentrada y cierta mirada crítica a cómo se comportan la mayoría de los hombres que se ven ante una oportunidad como la que se les presentan a los protagonistas del corto son los principales ingredientes de un trabajo que hará las delicias de los aficionados al buen cine español, rodado a la vieja usanza.

El trío protagonista directamente se sale y los dos actores masculinos entienden cómo darle a sus personajes unos registros para que sean, a la vez, pícaros e ingenuos. Los tres tienen el don de mostrarse cercanos ante los espectadores y la trabajada fotografía de Luis Ángel Pérez le da un ambiente a película de otro tiempo que le viene muy bien a la propuesta realizada por este dúo de talentosos realizadores.

Precio de la entrada: 3,50€ en taquilla; 3€ en Atrápalo. Una consumición incluida con cada entrada.
La Escalera de Jacob
C/Lavapiés, 11
28005 Madrid
Anuncios