El 6 de marzo, a las 20:00h, os tenemos preparados en el Cortos con Ñ que se celebra en La Escalera de Jacob (C/ Lavapiés, 11 – Madrid) una nueva eliminatoria del Premio del Público de Cortos con Ñ.

Todos los cortos que se proyectan en Cortos con Ñ compiten por el Premio del Público de nuestro festival, que está patrocinado por Promofest, distribuidora que otorgará 50 bonos de distribución al corto ganador del premio.  

-“Labios”, de Ainhoa Rodríguez.
Con Mariam Hernández y Carlos Guardiola.

Bárbara tiene un deseo. Agustín deberá asimilarlo…

Esta comedia supone una ácida crítica hacia todo lo relacionado con los programas de televisión que están dentro de eso que llamamos “telebasura” y cómo sus contenidos influyen en la vida de ciertas personas. Con mucha mala uva hacia ese tipo de hacer televisión -y prensa- Ainhoa Rodríguez teje también una tierna historia de amor entre dos personas que se quieren mucho.

Tan sólo tres minutos y medio es lo que necesita la realizadora para presentarnos de un modo sobresaliente a los personajes, ponernos en situación de lo que les pasa y desarrollar una completa historia con planteamiento, nudo y desenlace. El guión está muy bien escrito, los diálogos brillan por su ingenio y los personajes están construidos de una manera sobresaliente.

Y ahí tenemos a Mariam Hernández y Carlos Guardiola, dos estupendos actores que lo dan todo por meterse en la piel de los personajes a los que dan vida, dotándolos de tal dosis de humanidad y ternura que sus actuaciones son muy convincentes, con las que llegan a traspasar la pantalla para que cualquier espectador sienta cariño y empatía por ellos.

En efecto, “Labios” es un excelente corto que llegará lejos en su paso por festivales.


-“Campo de batalla”, de Fran Casanova.
Con Daniel Avilés, Raúl Prieto y Jaime Menendez.

Antonio, un joven soldado republicano, se encuentra inmerso junto al resto de sus compañeros en el asalto a una trinchera nacional durante la Guerra Civil española. En mitad del terrible conflicto, se percata de la presencia de un niño perdido y asustado. Decide ir en su ayuda separándose del resto del grupo y adentrándose en un cuartel nacional subterráneo. En ese momento, comienza un misterioso juego en el que Antonio trata de alcanzar al niño dentro del laberíntico lugar.

El realizador Fran Casanova nos propone en su última producción un viaje a una pequeña historia que tuvo lugar en una de las épocas más oscuras y trágicas de nuestro pasado reciente. Así, este relato que transcurre durante la Guerra Civil se convierte en manos de su autor en una pequeña pieza de corte intimista donde, en apenas unos minutos, Fran Casanova nos habla, y muy bien, sobre el sinsentido de la guerra, entre otras cuestiones. El guión, como en los buenos relatos de guerra, combina a la perfección tanto los momentos más introspectivos que vive el protagonista junto con la épica o los momentos más crueles que se producen en cualquier contienda. Nada está relatado con sensiblería y Fran Casanova tiene una especial sensibilidad para contarnos qué es lo que siente cualquier persona normal y corriente que se ve metida en una guerra.

El trabajo actoral es, simplemente, estupenda. Todos los actores, tanto el principal como los secundarios, están muy metidos en sus personajes y Jaime Menéndez hace una labor impresionante dando vida a Antonio, pues con una simple mirada ya sabemos qué siente su personaje o qué va a hacer a continuación.

Por último, se debe destacar la impresionante producción que ha rodeado el rodaje de “Campo de batalla”. Lo que se ve en pantalla es cine, del corte más clásico, en estado puro. La batalla con la que se da inicio el cortometraje es, directamente, espectacular al contar el corto con una elaborada dirección de fotografía, unos excelentes efectos de sonido y una ambientación que nos mete de lleno en la España de la Guerra Civil. 



-“Matar a un niño”, de César Esteban Alenda y José Esteban Alenda
Con Roger Princep, Roger Álvarez, Cristina Marcos y Manolo Solo.

Es domingo. Es el despertar feliz de un día desgraciado. A las diez en punto, un niño feliz va a morir.

Después de firmar un corto imprescindible como “El orden de las cosas“, lo hermanos José y César Esteban Alenda no bajaron el listón al dirigir un cortometraje tan duro como intenso cuyo final todos sabemos, pues en ningún momento nos engañan y todo termina tal y como indican en su título.

En un exquisito blanco y negro y con un estilo visual que impacta al potenciar las emociones de lo que nos están relatando, al ir plasmando foto a foto lo que está pasando en los minutos previos a la muerte del niño, los realizadores nos relatan una historia con la que todos nos sentimos identificados. De este modo, los hermanos Alenda hacen gala de un realismo muy efectivo para rodar un cortometraje donde ocurren algunas cosas que, seguramente, muchos de nosotros habremos vivido en algún momento de nuestro pasado. Su desarrollo transcurre como únicamente debía hacerlo y no recurren nunca a ningún truco o artefacto para provocar más sensaciones en el espectador, pues son tan buenos narradores que no necesitan usar de esos recursos para hacer un buen cortometraje que conecte con la persona que lo esté viendo.

El trabajo actoral es digno de premio y merece especial atención la interpretación que realiza el actor que da vida al padre del niño. Es tan natural y convincente que, realmente, uno se cree todo lo que le está ocurriendo en la pantalla grande.



-“MushPush”, de Mar Moreno.
Con Farah Hamed y Victoria Mora.

Rita es una española que se ha retirado a un pueblo costero de Marruecos. Un mal entendido con Nabila, su empleada del hogar, le obligará a enfrentarse a sí misma.

La joven directora Mar Moreno nos entrega una sincera y directa historia sobre esos pequeños detalles que se nos van acumulando y terminan pesando en la vida de cualquiera de nosotros que, además, nos aporta una mirada personal sobre el choque que puede haber entre personas de culturas diferentes.

El guión es precioso y Mar Moreno se centra muchísimo en los personajes y ver qué les ocurre por dentro. El tratamiento que hace de los personajes destaca por su profundidad y lo detalladas que están las personalidades -y la vida anterior- de cada una de las protagonistas de la historia. Con apenas unas pinceladas la realizadora nos va metiendo poco a poco en la vida de Rita y Nabila. De este modo vamos conociendo cómo son los dos personajes y nos vamos implicando en lo que les ocurre.

El trabajo de Farah Hamed y Victoria Mora brilla por la naturalidad de sus interpretaciones y por cómo logran transmitirnos a través de la pantalla las emociones que guardan los personajes a los que dan vida y nosotros, como espectadores, sintamos empatía por ellas, como si se se tratara de dos personas reales.

La factura técnica del corto es muy cinematográfica y hay cuestiones como la dirección de fotografía, en la que destaca el cómo su responsable ha conseguido captar la belleza del entorno en el que se mueven los personajes.

Sin duda, “MushPush” es un excelente cortometraje que dará mucho que hablar.


Precio de la entrada: 3,50€ en taquilla; 3€ en Atrápalo. Una consumición incluida con cada entrada.
Reserva de entradas en Atrápalo:
Cortos con Ñ 

La Escalera de Jacob
 C/Lavapiés, 11
28005 Madrid
Anuncios